† ℓuna αzul †
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Engel Vogel
Jue 13 Abr - 19:51 por Jashin-Sama

» Doma Jëylls.
Sáb 11 Mar - 23:14 por Juliet

» Jonathan T. Kramer Lévi-Strauss
Miér 4 Ene - 19:47 por Jashin-Sama

» Vientos de Invierno.
Lun 12 Sep - 12:46 por Jashin-Sama

» Actualizaciones.
Lun 15 Ago - 16:13 por Juliet

» [i] Los Forasteros
Dom 31 Jul - 11:05 por Juliet

» La Reina Marina [Trama global]
Sáb 30 Jul - 19:54 por Rëhira

» Hacha -One Shot.
Jue 21 Jul - 19:07 por Tim Burton

» [i] Personajes inactivos
Jue 21 Jul - 14:08 por Juliet

» Syndra: El Delito y su Medida. -One Shot-
Mar 19 Jul - 22:49 por Tim Burton
























Élite 0/36
Hermanos 0/6
Directorios 0/12
















Este foro, tanto su historia, diseño como contenido, pertenece a la administración -Amaranth y Juliet-.Este mismo está protegido por una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License, por lo que está prohibido copiar cualquier contenido.

Doma Jëylls.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Doma Jëylls.

Mensaje por Juliet el Sáb 11 Mar - 23:14


Doma
Jëylls
Dragonfly
17 años
Extranjera
Ámphëros
Género femenino
Bisexual
Clan Jëylls
Clarividencia
Doma Jëylls

Más datos

Aquí puedes agregar lo que desees, si posee pareja, hijos, entrenador, subordinados. Lo que desees.
Psicología

Doma es, aparentemente, una persona simple, una niña en el cuerpo de una joven que siempre anda entonando alguna canción, sonriendo y haciendo preguntas. Espontánea, curiosa, descarada. Temeraria.

Puede parecer torpe, ilusa o inocente. Tal vez lo sea. Todo es nuevo, cada persona supone para ella un secreto, y Doma ama los secretos. Adora indagar en los asuntos personales de otros, pero no por el morbo que pueda suponer. No. Quiere conocer historias, quiere comprender el porqué de las cosas. Quiere saber que no es lo único roto.

Suele, al contrario que su hermana, abrirse con mucha facilidad. Hablar de sí misma, de lo que piensa. Irónicamente, es muy complicado saber qué pasa por su mente. Es impredecible, de pensamiento rápido y actos impulsivos en ocasiones. Todo parece interesarle, pero pocas cosas preocuparle. Todo en ella parece contradictorio.

Está llena de luz y energía.
Doma es vida (pero está muerta).

Habilidades y poderes
Su único poder conocido es el de la clarividencia. Simplemente, ve cosas. A veces estas imágenes se le vienen debido a un objeto, a una palabra, a un sonido. A veces vienen solas. En alguna ocasión se trata de acontecimientos que están por venir, pero la mayoría de las veces se trata del presente, de algo que tiene lugar en ese preciso instante.
Está aprendiendo cómo provocarse este tipo de visiones, pero aún no sabe cómo deshacerse de ellas. Muchas veces no se trata de cosas relativas a ella o a su hermana, sino a completos desconocidos, por lo que se vuelve algo realmente confuso y sofocante.
Biografía
Nació en un bosque. Allí mamá y papá tenían oculta una enorme casa llena de habitaciones sin abrir. Su gemela Ómma y ella solían jugar allí, menos los días de sol, en los que su madre les obligaba a salir afuera. Entonces hacían carreras, y competían para ver quién cazaba más conejos. Un día Ómma cazó un ciervo, y desde entonces no volvieron a jugar.

Los años se sucedían monótonos, pero felices. Las hermanas no tenían más amigos, pero se tenían a sí mismas, y hasta inventaron su propio idioma, en el que se comunicaban en secreto. Tampoco necesitaban de nadie más. A veces les visitaba el cartero, y otras una mujer anciana que les traía comida.

Un día papá marcha de viaje, ya nunca más volverá a contarles historias fantásticas sobre los Jëylls y otros clanes. Ya nunca volverán a verlo, tan solo en las imágenes difusas que dibuja su mente en la noche. Doma sueña con estrellas, con conejos y con cuervos que ya no vuelan. A veces también ve ciervos, ya no logra distinguir sus sueños de los de Ómma. Ve cosas que nadie más ve.

Corrían una tarde de sol por el bosque, ya casi podía alcanzar a su hermana, pero entonces esta cayó. El líquido rojo manaba de su rodilla, pero no lloró. Ómma nunca llora. Su hermana corrió de vuelta a casa para buscar unas vendas y sanar la herida. Corre al cuarto de baño, pero entonces escucha unos sonidos extraños que provienen del piso de arriba. Sube escalón a escalón, en silencio, tratando de discernir. Mamá grita de un modo extraño, encerrada en la habitación. Doma se queda parada durante unos segundos frente a la puerta cerrada, hasta que esta se abre y mamá, que se viste de sudor y jadea, golpea su rostro pálido. Ahora Doma también sangra, pero ella no es tan fuerte como Ómma. Ella sí llora.

Desde entonces, la joven empieza a soñar con otras cosas. Ve a su madre desnuda, jadeante, reteniendo con fuerza entre sus brazos el cuerpo desnudo de alguien más. A ella también le gustaría que la abrazase así, pero desde que papá marchó ya no les da abrazos ni besos.

Pasa el tiempo. ¿Debería contarle las cosas que ve a Ómma, o es solo su imaginación? No es necesario, porque Ómma también las ha visto. ¿También ella puede meterse en sus sueños?

Un día las hermanas deciden regresar antes a casa, cuando mamá piensa que juegan en el bosque bajo la atenta mirada del sol. Quien hace ruido pierde. Suben un escalón. Otro. Otro más. La habitación está cada vez más cerca, la puerta cerrada. Su hermana es la primera en acercar su ojo a la cerradura, ella después. Doma mira, y por primera vez lo que ve parece más real que nunca. ¿Está soñando? No, no, está despierta. Entonces ¿qué hace el cartero dentro de casa?

Un día Doma descubre a su hermana vestida de rojo. Mamá ya no jadea, le dice. No llores más, Doma. Y deja un dulce beso en los labios de su hermana.

El tiempo vuelve a pasar, y las flores vuelven a nacer. Llega la primavera y el bosque se llena de vida. Doma suele ir a recoger flores cerca de un lago para regalárselas a Ómma, porque ella adora el olor de las flores, y Doma sus colores. Sin embargo, por las noches vuelve a tener esos sueños, solo que en ellos esta vez es su fiel compañera la protagonista, y no su madre. Al principio los ignora, pero entonces esas imágenes empiezan a manifestarse aun cuando sus ojos están abiertos.

Una tarde decide regresar antes a casa y abandona las flores. Cuando llega, sonidos provienen del segundo piso. Sube los escalones, se acerca a la cerradura. También Ómma está con él. También grita, también jadea. También está desnuda.

Desde entonces, Doma sangra y llora, pero ya no hay flores. Le reprocha a su gemela que a ella no la besa así, como mamá no las abrazaba a ellas. Ómma la besa, como le besa a él, pero en el fondo Doma sabe que no es eso lo que desea. Primero discuten, luego dejan de hablar. Doma regresa cada vez menos a casa, pasa las noches fuera porque no quiere escuchar los sonidos que proceden de la habitación cerrada.

Algo sucede en su interior. No hay sangre, pero duele. Ya no hay felicidad, no hay día que el dolor no la visite. Llora, pero no sabe por qué. Ya no le gusta recoger flores, ni cazar conejos. Solo quiere dormir para no estar, pero cada vez que cierra los ojos los ve a ellos. Y un día, cuando el sol comienza a asomar, clava el puñal en su pecho. En ese instante Ómma despierta y encuentra en la habitación a su hermana, que entonces desvía sus ojos hacia los de ella. Él ya no jadea, le dice. No llores más, Ómma.

Desde entonces vuelven a estar juntas, lejos de la casa del bosque y de la habitación cerrada.



Datos curiosos
• La tanatopraxia era una de las actividades predilectas que disfrutaba en la infancia con su hermana.
•  Casi siempre anda canturreando algo.

JONSEI PARA ITR

avatar
Juliet
Gamma
Gamma

Mensajes : 497
Fecha de inscripción : 20/03/2013

http://lunaazul.foro-gratis.net/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.